Deformación de columna vertebral

Muchas escuelas conducen regularmente estudios de detección de escoliosis en los estudiantes. Estos estudios de detección se hacen por lo general durante los años de secundaria media. Si su niño es derivado a un médico por escoliosis, basado en los resultados de un estudio de detección en la escuela, éstos son algunos detalles que usted debe saber:

  • La escoliosis es una curva con desplazamiento lateral de la columna vertebral, que le da a la columna un aspecto de “S” o de “C” en vez de una “I” recta.

  • La escoliosis puede provocar que los huesos de la columna giren (roten), y así un hombro, omóplato o cadera esté más arriba de un lado que del otro.

  • La escoliosis puede ser una alteración familiar. Sin embargo, no se conoce la causa exacta de la mayoría de los casos de escoliosis (idiopática).

  • La escoliosis puede ocurrir a cualquier edad.

  • La escoliosis idiopática adolescente ocurre después de los 10 años de edad. Es el tipo más común.

  • La escoliosis infantil ocurre en niños menores de 3 años. Puede ser resultado de vértebras con forma anormal de nacimiento (congénita), diversos síndromes, trastornos neurológicos, o causas desconocidas (idiopática).

  • La escoliosis juvenil ocurre en niños que tienen entre 3 y 10 años de edad. No es común.

  • La escoliosis por lo general no causa dolor.

  • Curvas pequeñas de la columna ocurren con similar frecuencia en niños y niñas, pero las niñas tienen más probabilidad de tener una curva escoliótica progresiva que requiera tratamiento.

Diagnóstico

Diagnóstico médico de la escoliosis:

  • Requiere una historia médica completa para determinar si otros problemas podrían ser la causa de la curva de la columna.

  • Incluye un examen físico integral. El médico le pedirá a su niño que se incline hacia adelante, lo que mostrará cualquier deformación. Él o ella también controlará si hay diferencias de longitud de los miembros, distensión de músculos abdominales u otras causas potenciales.

  • Se confirma con un estudio de rayos X de la columna. El médico medirá el grado de la curva que aparece en los rayos X. El tipo de tratamiento requerido depende del tipo y grado de la curva, la edad del niño, los años de crecimiento hasta la madurez esquelética del niño y el tipo de escoliosis

DEFORMACION DE COLUMNA VERTEBRAL

Izquierda, Fotografía clínica de una niña adolescente con escoliosis idiopática torácica derecha. Medio, La prominencia de las costillas (giba costal) en la niña es más obvia cuando se inclina hacia adelante. Derecha, Los rayos X demuestran claramente una escoliosis torácica derecha.

Si no se trata, la escoliosis que excede 50° puede ser problemática a largo plazo. Puede ocurrir un deterioro progresivo de la curva escoliótica, lo que en algunos pacientes puede llevar a reducción de la capacidad pulmonar y desarrollo de enfermedad pulmonar restrictiva. Hay preocupaciones estéticas significativas en muchos pacientes. La incidencia de dolor de espalda entre pacientes con escoliosis se aproxima a la incidencia en la población general.

Tratamiento no quirúrgico

  • Observación. Esta opción es adecuada cuando la curva es leve (menos de 20°) o si el niño está cerca de la madurez esquelética. Sin embargo, el médico querrá controlar la curva regularmente para ver que no empeore progresivamente. Se podría indicar un control cada 3 a 6 meses. La mayoría de las instancias de escoliosis identificadas por detección en la escuela caen en esta categoría.

  • Corsés (férulas). El objetivo del corsé o férula es impedir que las curvas escolióticas empeoren. El corsé (férula) puede ser efectivo si el niño aún está creciendo y tiene una curva de columna entre 25° y 45°. Hay varios tipos de corsé, la mayoría calzan debajo de los brazos. Su profesional ortopédico le recomendará un corsé y le dirá cuánto tiempo debe usarlo durante el día. El uso de un corsé no afecta la participación en actividades deportivas. Está permitido quitarse el corsé durante el tiempo de estas actividades.

Tratamiento quirúrgico

Si la curva es más de 45° y el niño aún está creciendo, el médico podría recomendar cirugía. Si el paciente ha llegado a la madurez esquelética, aún podría recomendarse cirugía para curvas escolióticas que superen los 50° a 55°.

Antes de la cirugía, se le podría pedir que su niño done sangre (será usada durante la cirugía, según las necesidades). La cirugía requiere un injerto óseo de las caderas, las costillas o de un banco óseo.

Se usa un implante hecho de varillas, ganchos, tornillos y/o alambres para enderezar la columna.

Después de la cirugía, los pacientes caminan sin un corsé al segundo o tercer día, son dados de alta del hospital después de 1 semana, y rápidamente pueden reanudar sus actividades diarias.

El regreso a algunos deportes es posible de 6 a 9 meses después de la cirugía