Articulación de columna Vertebral

Espondilitis anquilosante

Es una enfermedad crónica que causa inflamación de las articulaciones entre las vértebras de la columna y las articulaciones entre la columna y la pelvis. Esta enfermedad finalmente hace que las vértebras afectadas se fusionen.

ARTIC-COLUMNA

Causas

Se desconoce la causa de la espondilitis anquilosante, pero los genes parecen jugar un papel.

La enfermedad comienza con mayor frecuencia entre los 20 y los 40 años de edad, pero puede ocurrir antes de la edad de 10 años y afecta más a los hombres que a las mujeres. Los factores de riesgo abarcan:

Antecedentes familiares de espondilitis anquilosante
Sexo masculino
Síntomas

La enfermedad comienza con un lumbago que aparece y desaparece.

El dolor y la rigidez son peores en la noche, en la mañana o cuando no se está activo.
El dolor mejora particularmente con ejercicio o actividad.
El dolor de espalda puede comenzar en las articulaciones sacroilíacas (entre la pelvis y la columna). Con el tiempo, puede comprometer toda o parte de la columna.
Se puede perder movimiento o movilidad en la columna lumbar y es posible que usted no sea capaz de expandir completamente el tórax, debido al compromiso de las articulaciones intercostales.

La fatiga también es un síntoma común.

Otros síntomas menos comunes abarcan:

Inflamación de los ojos o uveítis
Dolor en los talones
Rigidez y dolor en la cadera
Dolor e inflamación articular en los hombros, rodillas y tobillos
Inapetencia
Fiebre leve
Pérdida de peso
Pruebas y exámenes

Los exámenes pueden ser:

CSC
Tasa de sedimentación eritrocítica
Antígeno HLA-B27
Radiografías de la columna y de la pelvis
Resonancia magnética de la columna
Tratamiento

El médico puede prescribir antiinflamatorios no esteroides (AINES) para reducir la inflamación y el dolor.

También se puede prescribir terapia con corticosteroides o medicamentos que inhiben el sistema inmunitario. Los fármacos llamados inhibidores del FNT (etanercept, adalimumab, infliximab), que bloquean una proteína inflamatoria, han demostrado que mejoran los síntomas de la espondilitis anquilosante.

Algunos médicos utilizan fármacos que bloquean el crecimiento de las células (fármacos citotóxicos ) en personas que no tienen una buena respuesta a los corticosteroides o que dependen de dosis altas de los mismos.

La cirugía se lleva a cabo si el dolor o daño de las articulaciones es severo.

Los ejercicios pueden ayudar a mejorar la postura y la respiración. Asimismo, acostarse boca arriba en la noche puede ayudar a mantener la postura normal.

Pronóstico

El curso de la enfermedad es impredecible y los síntomas pueden aparecer y desaparecer en cualquier momento. La mayoría de los pacientes puede valerse por sí mismo, a no ser que las caderas estén seriamente comprometidas.

Posibles complicaciones

En raras ocasiones, las personas pueden tener problemas con la válvula aórtica del corazón (insuficiencia aórtica) y problemas del ritmo cardíaco.

Algunos pacientes pueden tener fibrosis pulmonar o enfermedad pulmonar restrictiva.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si:

Tiene síntomas de espondilitis anquilosante.
Tiene espondilitis anquilosante y presenta nuevos síntomas durante el tratamiento.
Prevención

Se desconoce la manera de prevenirla, pero el conocimiento de los factores de riesgo puede facilitar su detección y tratamiento oportunos.

Nombres alternativos

Espondilitis reumatoidea; Espondilitis; Espondiloartropatía.